Datos muy preocupantes en Cirugía General

Publicado en Notas de prensa el 4 de Febrero, 2014, 10:46 por Autonomía Obrera y CGT

Ayer lunes, día 3 de febrero, los Delegados Sindicales de Autonomía Obrera y C.G.T. del Hospital “Puerta del Mar” registramos en la Delegación Provincial de Salud de Cádiz un importante escrito mediante el que veníamos a poner en conocimiento de la administración sanitaria andaluza una serie de denuncias que durante los últimos meses hemos ido recibiendo (e investigando en la medida de nuestras posibilidades) sobre el funcionamiento de la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía General de nuestro centro, y respecto a los cuales hemos pedido que se abra una investigación objetiva y en profundidad.

Los presuntos hechos a los que nos referimos en nuestro texto proceden del relato y las valoraciones realizadas por diversos profesionales de nuestro hospital, de diferentes categorías y especialidades, perfectos conocedores, en todos los casos, de la realidad asistencial cotidiana que existe en ese servicio, y sin relación directa entre ellos, circunstancias todas ellas que (junto a la evidente coincidencia de criterios) nos inducen a pensar, como mínimo, que algo ciertamente anómalo pudiera estar sucediendo en Cirugía General y que resulta urgente una investigación que confirme o deseche las sospechas.

No obstante, y una vez apuntado lo anterior, ambos sindicatos queremos dejar también muy claro que lo denunciado en nuestro escrito no son, en absoluto, hechos probados (por eso pedimos que se investiguen), por lo que nadie debe extraer de su lectura que tal sea la realidad irrefutable que vive Cirugía General. Son, repetimos, valoraciones y relatos de experiencias que deben ser investigados, analizados y contrastados para poder alcanzar la categoría de certezas o, por el contrario, recibir la etiqueta de imprecisiones.

De igual modo, ninguna de las presuntas circunstancias que se describen en nuestro escrito debe impedirle ver a nadie el excelente trabajo que a diario desarrollan la mayoría de los profesionales pertenecientes al Servicio de Cirugía General y que, sin duda, constituye la inmensa mayor parte de la realidad indiscutible de esa unidad. Ningún posible error de gestión en ninguna unidad debe ocultar jamás los muchos logros que siempre predominan y que también deben ser obligatoriamente tenidos en cuenta a la hora de alcanzar valoraciones generales. 

Con todas las matizaciones expuestas, las principales consideraciones que hemos trasladado a la Delegación Provincial para su investigación han sido las siguientes:

1. Disminución de las estancias medias hasta límites, al parecer, desmesurados, generándose altas con sintomatología (vómitos, febrícula, náuseas, dolor…), sin haber iniciado aún tolerancia oral, con existencia de drenajes, etc., y que podrían hacer aconsejar periodos superiores de ingreso

2. Incremento de las complicaciones postoperatorias, derivadas posiblemente de altas prematuras.

3. Incremento de los pacientes de Cirugía que tienen que ser atendidos en el Servicio de Urgencias como resultado de lo anterior, y que muchas veces se ven obligados a reingresar en planta.  

4. Incremento de las reintervenciones, que podría responder, por una parte, a esas complicaciones posteriores derivadas de altas precipitadas y, por otra, a las técnicas quirúrgicas utilizadas. Mención expresa merece, a este respecto, la incidencia observada de eventraciones y evisceraciones que, al parecer, han evolucionado al alza de manera notable. En cuanto a las técnicas quirúrgicas, parece existir una relación directa entre la dehiscencia de las heridas, la eventración y la evisceración, y el cierre de las heridas quirúrgicas en un solo plano, práctica ésta que, según parece, se ha generalizado en el servicio y a la que se atribuye, según diferentes testimonios, gran parte de estos problemas.

5. Innecesaria prolongación de las estancias en urgencias de posibles pacientes de CG que requerirían de estudio por parte de esta especialidad para un diagnóstico y tratamiento definitivo.

6. Disputas con otras especialidades por la imputación de pacientes a efectos de registro y asignación consecuente de los indicadores de actividad.

7. Tendencia al incremento de las infecciones posoperatorias como presunto resultado de las restricciones introducidas en la estrategia antibioterápica.

8. Y, al parecer, cuestionables indicaciones quirúrgicas en determinados tipos de pacientes.

En relación a las medidas solicitadas de la Delegación Provincial, hemos pedido en concreto que se inicie una investigación sobre los presuntos hechos que acabamos de relatar, así como que, de confirmarse los mismos,  se proceda con urgencia a la adopción de las medidas organizativas y de práctica asistencial “que corrijan de forma plena las deficiencias que se constaten”.

Finalmente, las Secciones Sindicales de C.G.T. y Autonomía Obrera estamos convencidas de que lo denunciado no es sino la consecuencia extrema del modelo de funcionamiento basado de las Unidades de Gestión Clínica, en el que, bajo la apariencia de fomentar la independencia y autogestión de los profesionales, no se persigue otra cosa, en realidad, que convertir a éstos en los ejecutores directos de las estrategias de recortes directos (que no de eficiencia) promovidas desde la direcciones del S.A.S. Una estrategia que urge reevaluar en todos sus términos para poner fin a las crecientes perversiones del modelo que amenazan con ir deteriorando lentamente la incuestionable calidad global de nuestro sistema sanitario público.