Otra sentencia más contra la inspección médica

Publicado en Notas de prensa el 15 de Enero, 2014, 13:44 por Autonomía Obrera y CGT

El día 2/8/13 publicamos en nuestro blog, bajo el título “Una canallada más de la Inspección Médica”, el caso de una compañera pinche de cocina de 63 años de edad, que tras ser operada de un cáncer de riñón y a pesar de presentar varias e importantes complicaciones, fue dada de alta por la inspección médica. Más concretamente y entre otras cosas, fue enviada a trabajar con la herida quirúrgica abierta.

Esta salvajada cometida por el inspector fue ratificada posteriormente, como no podía ser de otra manera, por el coordinador de la inspección (Eladio J. Velázquez de Castro) el cuál a pesar de ver con sus propios ojos que la herida seguía abierta decidió desestimar la reclamación previa de la trabajadora. Todo esto en contra de repetidos informes del médico de cabecera que rogaban a la inspección que mantuviera a la trabajadora en situación de baja médica hasta que se cerrara la herida y de la petición expresa de la Dirección Gerencia del hospital, que al conocer con detalle el caso, le rogó también que reconsiderara la decisión de dar de alta a la compañera.

Ante esta barbarie médica, nuestra asesoría jurídica interpuso una demanda en el juzgado. El juicio se celebró el pasado 18/12/13 y recientemente el magistrado del juzgado nº2 de lo social de Cádiz ha dictado sentencia en la que estima la demanda de la trabajadora y considera en su fallo que la compañera debió estar de baja médica hasta el día 13 de diciembre de 2013, cuatro meses más de lo que estuvo de baja según la inspección médica.

Esta sentencia viene a confirmar una vez más la inhumanidad con la que actúa, en una gran mayoría de los casos, tanto la inspección médica como su máximo responsable: Eladio J. Velázquez de Castro. En el acto del juicio, un perito médico que intervino como testigo llegó incluso a calificar de “temeraria” la decisión de la inspección médica, al poner en riesgo la integridad física de la trabajadora enviándola a trabajar en esas lamentables condiciones de salud.

Pero a pesar de esta sentencia estimatoria, mentiríamos si dijéramos que la trabajadora y/o nuestro sindicato hemos conseguido una victoria ante la injusticia y el sadismo perpetrado por la inspección. Esta victoria moral conseguida, no compensa el brutal sufrimiento al que se ha visto sometida esta trabajadora. Esta mujer, además de ser víctima de la crueldad de la inspección y de su abyecto coordinador, ha sido víctima de la lentitud de la justicia y ha tenido que estar trabajando en la cocina del hospital durante cuatro meses con una herida abierta después de haber sido operada de un cáncer de riñón. ¿Para qué le sirve a esta trabajadora esta sentencia cuatro meses después?: la respuesta es para nada. No le sirve ni a ella ni al resto de trabajadores/as que tendremos que seguir padeciendo y sufriendo al inspector y al coordinador que perpetraron esta salvajada. Tanto uno como el otro quedarán impunes, a pesar de lo repugnante de sus actos, y no solo eso sino que a buen seguro recibirán una palmadita en la espalda por parte de los máximos responsables de la Delegación Provincial de Salud.

Por todo lo expuesto y ante la gravedad de los hechos probados:

1.- Exigimos a la Delegada Provincial de Salud de Cádiz que cese de forma fulminante a Eladio J. Velázquez de Castro como coordinador de la inspección médica y abra expediente disciplinario al inspector que extendió el alta médica.

2.- Solicitamos a la Dirección Gerencia del Hospital que, con los mecanismos a su alcance (que son muchos y variados), actúe de forma contundente para proteger a los trabajadores/as de agresiones y salvajadas como la cometida con esta trabajadora. Al fin y al cabo, actuaciones tan despreciables como esta, no solo afectan a los trabajadores/as sino que también afectan de forma muy notable a la organización de las unidades del hospital y por extensión a la calidad de la asistencia que se presta a los pacientes.