El acuerdo de movilidad y la Dirección de Enfermería

Publicado en Notas de prensa el 8 de Noviembre, 2013, 9:38 por Autonomía Obrera y CGT

Desde que, allá por el año 2010, se empezó a aplicar el acuerdo de movilidad interna de nuestro hospital, son muchas las ocasiones (más de las deseables) en que la Dirección de Enfermería (en todos sus niveles) ha incumplido el mencionado acuerdo. En ocasiones ha sido un supervisor/a o un jefe de bloque, el que alegando un desconocimiento del acuerdo se lo ha saltado a la torera (excusa muy manida y poco creíble) y en otras ocasiones ha sido la propia Dirección de Enfermería la que directamente y con conocimiento de causa ha permitido toda clase de movimientos ilegales: asignación de puestos y turnos al margen de la normativa y en secreto, tolerancia de permutas (que no están permitidas), etc., etc., etc.

Todo este incumplimiento reiterado y en algunas ocasiones alevoso, nos ha llevado a un estado de indignación y agotamiento del todo innecesario. Estamos hartos de tener que recibir constantes denuncias de trabajadores/as por tratos de favor a terceros, hartos de tener que investigar chanchullos y/o presuntos favoritismos, hartos de denunciar ante la comisión de seguimiento para que al día siguiente se descubra un nuevo escándalo, hartos de que los responsables salgan siempre impunes, etc. En definitiva nos sentimos traicionados, engañados y ninguneados por esta Dirección de Enfermería.

El acuerdo de movilidad interna podrá ser mejor o peor, más acertado o menos acertado, podrá contentar a unos y disgustar a otros, pero el cumplimiento del mismo y de todas las decisiones e interpretaciones que la comisión de seguimiento (donde estamos representados todos) adopte en cada momento, es lo que siempre garantiza el principio de igualdad de todos los trabajadores/as ante el acuerdo y evita la aplicación de decisiones arbitrarias e injustas, en este caso de la parte que lo incumple: la Dirección de Enfermería. Además, sobra decir que los acuerdos están para cumplirlos no para todo lo contrario.

Cuando de forma consciente se violenta una norma interna se está incurriendo en prevaricación; y cuando esa norma, además, es el resultado de un acuerdo se está rompiendo el principio de negociación y torpedeando de forma irresponsable la necesaria confianza básica que debe regir las relaciones dirección/sindicatos. 

Por todo lo expuesto, y ante el convencimiento derivado de la propia experiencia, de que la actitud de la Dirección de Enfermería en lo referente al acuerdo no tiene arreglo posible por la vía del diálogo en el seno de la comisión de seguimiento, nuestra organización ha decidido que a partir de ahora, todos los incumplimientos que se produzcan del acuerdo los haremos públicos a todos los trabajadores/as del centro, para que sean estos/as (que a la postre son los afectados) los que valoren la gravedad de los mismos y propongan las respuestas que en cada caso consideren oportunas. Con esta medida conseguiremos que los trabajadores/as tengan la absoluta certeza de que no somos cómplices de los incumplimientos y desmontaremos la falaz excusa de moda entre algunos cargos intermedios cuando son interpelados por algún trabajador/a: “Pues esto es lo que han firmado los sindicatos”.