El coordinador de la Inspección Médica y el Delegado Provincial de Salud ratifican la canallada.

Publicado en Notas de prensa el 20 de Agosto, 2013, 11:02 por Autonomía Obrera y CGT

El día 2/8/13 publicamos en nuestro blog, bajo el título “Una canallada más de la Inspección Médica”, el caso de una compañera pinche de cocina de 63 años de edad, que tras ser operada de un cáncer de riñón y a pesar de presentar varias e importantes complicaciones, fue dada de alta por la inspección médica.

Tal y como exponíamos en el artículo, la Dirección del centro le concedió adelantar, puesto que le era imposible trabajar en las lamentables condiciones de salud en la que se encontraba, las vacaciones anuales reglamentarias mientras se resolvía la reclamación previa interpuesta ante el Delegado Provincial de Salud.

Además de presentar la citada reclamación previa, nuestro sindicato remitió toda la documentación clínica de la trabajadora tanto a la Dirección Gerencia del centro como al propio Delegado Provincial de Salud, para que ambas partes pusieran un poco de cordura en esta injusticia y sinsentido. Tenemos constancia de que la Dirección Gerencia de nuestro centro se puso en contacto directo con el coordinador de la Inspección (el autor material de la canallada) para que reconsiderara su actitud. Desconocemos si el Delegado de Salud hizo algo al respecto.

El caso es que el día 9/8/13, la Inspección citó a la trabajadora para una reevaluación del caso, más concretamente el coordinador (Eladio J. Velázquez de Castro), el mismo que perpetró la salvajada del alta médica a esta trabajadora. Él mismo pudo comprobar que la herida seguía abierta, que persistía la infección de orina por serratia y que el bultoma en el costado era real y estaba pendiente de estudio por cirugía general. A pesar de haberlo visto con sus propios ojos y de ser tan evidente, y con tal de no dar el brazo a torcer, prefirió anteponer su conocida y vomitiva prepotencia a la profesionalidad y a la buena práctica médica, y emitió un informe en el que “desestimaba íntegramente la reclamación previa de la trabajadora al ser correcta el alta médica por inspección”. Dicho informe fue remitido por correo certificado a la trabajadora el 14/8/13 como adjunto a la Resolución desestimatoria firmada por el propio Delegado Provincial de Salud, al cual ha convertido en cómplice de este atentado contra el derecho a la integridad física y moral de esta trabajadora.

Así las cosas y con la trabajadora teniéndose que incorporar al puesto de trabajo por imperativo legal el día 4/9/13 tras las “vacaciones” anuales reglamentarias (vacaciones que como es evidente no ha podido disfrutar por estar enferma), nuestro sindicato ha decidido emprender las siguientes acciones:

1.- Interponer ante el juzgado competente la preceptiva demanda por alta médica indebida. Nuestra asesoría jurídica está estudiando también interponer una demanda por vulneración del derecho constitucional a la integridad física y moral de la trabajadora, así como, por un delito de imprudencia temeraria sanitaria.

2.- Solicitar una reunión urgente con el Delegado Provincial de Salud para ponerlo al día (si es que aun no lo está) de las salvajadas que la Inspección Médica, de la cual él es máximo responsable, comete contra los trabajadores del  SAS. Queremos preguntarle si cuando firmó la resolución desestimatoria de la reclamación de esta trabajadora era plenamente consciente de la injusticia que cometía, y queremos pedirle, expresamente y en persona, el cese fulminante de Eladio J. Velázquez de Castro como coordinador de la citada Inspección.

3.- Iniciar conversaciones con el resto de sindicatos de nuestro hospital y con diferentes grupos sociales para iniciar de forma conjunta y coordinada una campaña de denuncia pública contra la salvaje, cruel, ruin e injusta actitud de la Inspección Médica con los trabajadores/as del SAS en particular y del resto de trabajadores/as en general.

Seguiremos informando de este caso tal y como se vayan sucediendo los hechos y pedimos desde aquí la implicación y participación de todos los trabajadores/as y de toda la ciudadanía en todas aquellas acciones y/o manifestaciones que se vayan convocando más adelante. Ni los trabajadores/as ni los ciudadanos/as nos merecemos el trato vejatorio que, en una gran parte de los casos, se dispensa desde la Inspección Médica, donde de forma tristemente asidua se firman altas médicas sin ni siquiera verle la cara al trabajador/a. Para dar el alta médica sin ver a los trabajadores/as, y hacerlo solo en base a unos tiempos estandarizados según el diagnóstico, no nos hacen falta Inspectores Médicos. Este trabajo lo podría realizar cualquiera, incluso un programa informático que diera las altas el día previsto según el diagnóstico. De esta forma, que al fin y al cabo es lo que hacen los Inspectores ahora, tendríamos los mismos resultados, pero al menos le saldría más barato al erario público.