Una canallada más de la Inspección Médica

Publicado en Notas de prensa el 2 de Agosto, 2013, 8:49 por Autonomía Obrera y CGT

Por desgracia, los trabajadores/as del SAS estamos tristemente acostumbrados a que los inspectores médicos nos machaquen constantemente con altas prematuras e indebidas tras un proceso de IT. En nuestro sindicato hemos visto casos terribles que hemos denunciado públicamente y pensábamos que lo habíamos visto todo, pero nos equivocábamos.

En esta ocasión la canallada ha corrido a cargo del máximo responsable del equipo de inspectores, Eladio J. Velázquez de Castro, el cual ha dado de alta forzosa a una compañera pinche de cocina de 63 años de edad que fue intervenida quirúrgicamente en abril de este año por un carcinoma en el riñón y que en el momento del alta de este inspector, que dice que la compañera está apta para trabajar en la cocina del hospital, presenta el siguiente cuadro clínico certificado con informes médicos de los especialistas que la han tratado:

1.- La herida quirúrgica se encuentra abierta y precisa curas en días alternos en su centro de salud. Ver fotografías que muestran el estado de la herida quirúrgica, herida que ningún inspector médico se ha dignado a revisar hasta el momento.



 



2.- Presenta una importante anemia, en tratamiento oral e inyectable, que le provoca un cansancio extremo, por lo que el especialista le ha indicado que debe seguir una vida con reposo relativo sin realizar esfuerzos, debido tanto a su mal estado general como al propio estado de la herida.

 

3.- Presenta también un gran bulto en el costado derecho que según el diagnóstico de presunción del urólogo que la ha visitado, es compatible con una herniación de la pared abdominal debido a la operación, por lo que ha decidido enviarla a la consulta de cirugía general para valoración, diagnóstico y tratamiento. En el momento actual se encuentra esperando la cita para cirugía general.

 

4.- Presenta una infección del tracto urinario por serratia marcences con antibioterapia resistente que le provoca cuadros de picos febriles con relativa asiduidad.

 

Parece increíble, pero es cierto, que el máximo responsable del equipo de inspectores médicos actúe de esta manera tan canalla, con una trabajadora de 63 años, con un trabajo tan duro como el que se realiza en la cocina del hospital, operada de un cáncer hace sólo 3 meses y con todas las complicaciones que presenta en la actualidad.

 

Ante tal salvajada, nuestro sindicato ha procedido en primer lugar a prestarle asistencia jurídica a la compañera para reclamar el alta por inspección ante la Delegación Provincial de Salud y en segundo lugar hemos procedido, ya que a la trabajadora le es absolutamente imposible desempeñar sus funciones en su precario estado actual de salud, a solicitar a la Dirección del hospital que le conceda las vacaciones anuales reglamentarias que tenía pendiente de disfrutar este año, para poder ganar tiempo mientras que no se resuelve dicha reclamación.

 

Además de estas acciones, y en caso de que la trabajadora se tenga que incorporar por imperativo legal a su puesto de trabajo en el lamentable estado de salud que actualmente presenta: con la herida quirúrgica abierta, una más que probable herniación de la pared abdominal, una anemia severa, y siendo portadora de una infección por el microorganismo patógeno (serratia marcences), nuestro sindicato lo pondrá en conocimiento de las autoridades competentes (en materia laboral y sanitaria), de las asociaciones de consumidores y de la opinión pública en general, para informar a toda la ciudadanía de esta ruindad y al mismo tiempo advertir del presunto riesgo de contaminación que pudiera producirse de utensilios de cocina y que pudiera provocar el contagio a los pacientes del hospital. Hemos de decir que según fuentes consultadas, este microorganismo patógeno puede proliferar en las manos y en utensilios de uso hospitalario, por lo que la asepsia de estos es de vital importancia, y que como bacteria oportunista que es, suele infectar a pacientes con una baja inmunidad a los que le puede provocar incluso la muerte.

 

Ante la extrema gravedad de todo lo expuesto y relatado:

 

1.- Pedimos al Director Gerente de nuestro hospital que intervenga de forma urgente en este asunto.

 

2.- Y, pedimos al Delegado Provincial de Salud que tome cartas en este asunto y ejecute o pida el cese fulminante de Eladio J. Velázquez de Castro como máximo responsable de la Unidad Médica de Valoración de Incapacidades.