La promoción y prevención de la salud laboral en nuestro hospital, sencillamente "no existe"

Publicado en Notas de prensa el 30 de Mayo, 2013, 9:55 por Autonomía Obrera y CGT

Son muchas las voces de los trabajadores/as que nos vienen denunciando desde hace tiempo el nefasto funcionamiento de los servicios de Medicina Preventiva y de Riesgos Laborales de nuestro hospital.

Las quejas se centran principalmente en la falta de control de la salud de los trabajadores/as por parte del servicio de Medicina Preventiva y del trato inadecuado, a veces "vejatorio", que reciben por parte de la actual Técnico de Prevención de Riesgos Laborales. Es también un sentir general que ambos servicios se han convertido en una "puerta de atrás" para que muchos profesionales se cambien de servicio o turno alegando problemas de salud.

En nuestra opinión es, por desgracia, evidente que la protección de la salud de los trabajadores/as de nuestro hospital brilla por su ausencia.

La Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, establece en su artículo 22.1 que "el empresario garantizará a los trabajadores a su servicio la vigilancia periódica de su estado de salud en función de los riesgos inherentes al trabajo". A pesar de lo claro de la ley, en nuestro hospital  esta vigilancia periódica es inexistente. Mientras la gran mayoría de empresas privadas realizan de forma anual un reconocimiento médico de todo su personal, en nuestro centro, a pesar de ser un hospital y además público, hace años que no se realizan este tipo de reconocimientos de forma generalizada. Si no es el trabajador/el que acude a este servicio por algún problema de salud, se puede llevar años trabajando en el centro sin que su salud sea objeto del más insignificante control.

Pero este no es el único incumplimiento de la ley en materia de prevención de riesgos laborales que se produce en nuestro hospital. Hace pocas fechas, según fuentes muy fiables, la inspección de trabajo detectó en nuestro hospital una serie de importantes carencias en esta materia. Uno de estos incumplimientos hace referencia a un enorme déficit en la formación de los trabajadores en el ámbito de la prevención de riesgos. La inspección de trabajo emitió un informe en el que requiere al hospital a formar a todos los trabajadores/as del hospital conforme a la LPRL, en un plazo de tiempo determinado.

Tras este requerimiento, la dirección del hospital ha dado orden a las diferentes direcciones para que todos los trabajadores/as realicen una serie de cursos online de prevención de riesgos laborales, a través de la página web del SAS. Este desenfrenado e inusitado afán por formar a los trabajadores/as en esta materia en tiempo récord, no es más que otra chapuza provocada por el mal funcionamiento de los servicios de Medicina Preventiva y Riesgos Laborales. Y decimos que es una chapuza, y somos muy generosos con el adjetivo, porque siguen incumpliendo la ley: no existe formación práctica (Artículo 19.1 de la LPRL "En cumplimiento del deber de protección, el empresario deberá garantizar que cada trabajador reciba una formación teórica y práctica, suficiente y adecuada, en materia preventiva, …"), y no se le facilita a los trabajadores (salvo escasas excepciones) el tiempo para realizar este simulacro de formación durante la jornada de trabajo (Artículo 19.2 de la LPRL "La formación a que se refiere el apartado anterior deberá impartirse, siempre que sea posible, dentro de la jornada de trabajo o, en su defecto, en otras horas pero con el descuento en aquélla del tiempo invertido en la misma…"). Hay que ser muy bobo además, para pensar que rellenando los cuestionarios online, que se copian entre los propios trabajadores, el personal va a estar mínimamente formado en esta materia. Sinceramente no pensamos que el inspector que tenga que revisar el cumplimiento del requerimiento sea tan imbécil como para creérselo. Estamos convencidos de que la realización de estos cursos obedece única y exclusivamente a la necesidad de cumplir formalmente con lo que marca la ley y no al convencimiento de que la Salud Laboral debe ocupar un lugar prioritario en el hospital.

Pero si en algo son efectivos estos dos servicios, es en conceder con extrema facilidad adaptaciones a puestos de trabajo "a la carta" a muchos profesionales que se lo solicitan con una más que dudosa motivación o necesidad real de adaptación.

La consecuencia de tanta comprensión y falsa protección de la salud es que, por un lado, las diferentes direcciones se las ven y se las desean para adaptar a tanto trabajador/a "enfermo", y por otro, la tremenda injusticia que se comete con el resto de trabajadores/as que acceden a los diferentes puestos/turnos mediante un concurso de méritos y con aquellos que verdaderamente lo necesitan y tienen dificultades para  encontrar un puesto adaptado a sus necesidades por la escasez de los mismos. A modo de ejemplo clarificador de lo que afirmamos: a fecha de 30/4/13, más del 10% de la plantilla de Auxiliares de Enfermería y más del 5% de la de Enfermeras/os está adaptada por obra y gracia de estos servicios. A todas luces unas cifras exageradas. Sin embargo es muy curioso que el porcentaje de adaptaciones por motivos de salud laboral en la plantilla de Técnicos Especialistas sea del 0%. La explicación a tan sorprendente nivel de salud de una plantilla es muy fácil: los técnicos de rayos sólo pueden trabajar en rayos, los de laboratorio en el laboratorio, los de radioterapia en radioterapia, etc., etc., etc. A buen entendedor pocas palabras bastan.

Pero resulta que toda la carencia de investigación expuesta en el punto anterior (porque es mucho más cómodo emitir un informe de restricciones con el que la parte interesada está encantada, que investigar los verdaderos motivos que llevan al trabajador/a a solicitar la adaptación, hacer un buen diagnóstico y educar al trabajador/a en materia de prevención para que pueda proteger su salud o adaptar el propio puesto sin tener que cambiar de lugar), decíamos que toda esa carencia de investigación, se convierte en un descomunal despliegue de pesquisas e interrogatorios cuasi policiales por parte de la Técnico de Prevención de riesgos laborales cuando un trabajador/a solicita que una IT lo sea por accidente laboral. En este caso todo son dudas, pegas y desconfianzas. ¡Claro que una declaración de accidente laboral puede suponer para nuestra particular "Perry Mason" de la prevención, una mala nota y peores resultados en el CRP! Todo esto lo afirmamos con conocimiento de causa, ya que uno de nuestros delegados sindicales ha sufrido en primera persona el incisivo interrogatorio tipo "Guantánamo" al que esta buena señora lo ha sometido. Y no como afectado, sino en calidad de testigo de un accidente laboral de una compañera. Viendo la presión ejercida sobre un testigo entendemos las denuncias que en este sentido nos han hecho llegar los trabajadores/as solicitantes.

Si lo relatado hasta ahora provoca indignación, más aún lo hace saber que entre los miembros del servicio de Medicina Preventiva de nuestro hospital, como premio a tanta efectividad, se van a embolsar este año en concepto de productividad la cantidad de 222.860,74 euros, de los cuales 11.212,57 euros van a ir a parar a la cuenta corriente del cerebro del equipo: el jefe de servicio. Sin duda un dinero más que merecido puesto que es el único servicio del hospital que tiene un 10 como nota global de la unidad. Todo un derroche de excelencia. ¿Cómo es posible tanta desvergüenza?

Pero seríamos muy injustos si toda la culpa del desastre en el que se ha convertido la prevención y la salud laboral en nuestro hospital se la atribuyéramos en exclusiva a estos dos servicios. El Comité de Seguridad y Salud de nuestro hospital (órgano paritario y colegiado de participación destinado a la consulta regular y periódica de las actuaciones de la empresa en materia de prevención de riesgos y formado por los Delegados de Prevención, de una parte, y por el empresario y/o sus representantes en número igual al de los Delegados de Prevención, de la otra) ¡no se reúne desde el año 2010! cuando debe reunirse al menos cada 3 meses (Artículo 38.3 de la LPRL "El Comité de Seguridad y Salud se reunirá trimestralmente y siempre que lo solicite alguna de las representaciones en el mismo…"). La explicación a esta ilegalidad, irresponsabilidad y desidia también es muy fácil, por un lado, a la dirección no le interesa reunir al comité para que no salgan a la luz de forma oficial las evidentes carencias que los trabajadores padecemos en esta materia, y por otro, los Delegados de Prevención (delegados sindicales de nuestro hospital de sindicatos de mesa sectorial) que lo único que les interesa es repartirse las horas que les otorga la ley, cada vez que se celebran unas elecciones. Nuestro sindicato, a pesar de ser el más representativo de nuestro centro, no tiene desde hace años delegados de prevención porque los sindicatos de mesa sectorial de nuestro hospital pactan para quitárnoslos y repartírselos entre ellos, obteniendo así las tan ansiadas horas.

Tras todo lo expuesto, es urgente y necesario que la Dirección Gerencia del hospital y la Inspección de trabajo tomen cartas en el asunto, pongan fin a tanto despropósito y se depuren las responsabilidades que la gravedad de lo que está ocurriendo exige. Y como primera medida, exigimos a la Dirección Gerencia de nuestro hospital que cese de forma fulminante al Jefe de servicio de Medicina Preventiva y abra de forma inmediata un procedimiento de información reservada a la Técnico de Prevención de Riesgos laborales por si el trato que dispensa a los trabajadores/as fuera constitutivo de responsabilidad disciplinaria.