Productividad 2012: los datos de la vergüenza

Publicado en Notas de prensa el 7 de Mayo, 2013, 9:00 por Autonomía Obrera y CGT

Tras el análisis de los emolumentos que este año se han repartido en nuestro hospital en concepto de productividad (CRP), estos son los resultados:

1.- El total repartido en nuestro hospital es de 5.761.244,06 euros entre 3.069 trabajadores/as. En esta cantidad no se contempla la productividad de los cargos directivos (direcciones y subdirecciones), ya que, las cifras cobradas por este concepto y por estas personas, no son públicas.

2.- Entre los 561 que más han cobrado se han repartido la mitad de la productividad (2.878.571 euros), la otra mitad se ha repartido entre los 2.508 trabajadores/as restantes. El hecho de que el 18% del personal se lleve el 50% del dinero, demuestra el agravamiento de las diferencias salariales que provoca este sistema retributivo entre los trabajadores/as de la sanidad pública andaluza.

3.- Entre los 146 que más han cobrado se han repartido un millón de euros (1.001.170,35 euros, es decir, que el 5% de la plantilla se ha llevado el 17% de los recursos). En este selecto grupo, como es de imaginar, se encuentra la clase trabajadora más pudiente. Curiosa forma de gestionar: "Más para los que más tienen".

4.-  Han cobrado 1000 euros, o menos, 1.595  trabajadores/as y 500 euros, o menos, 732 trabajadores/as. En este amplio grupo de trabajadores/as, por el contrario, se encuentra la clase trabajadora con sueldos mensuales más exiguos. Y se completa la ecuación gestora: "Y menos para los que más lo necesitan".

5.- Entre los cargos intermedios (sin contar direcciones y subdirecciones) se han embolsado la nada despreciable cantidad de 725.624,65 euros, repartidos de la siguiente forma:

·        Cargos Intermedios de la División Médica: 463.737,82 euros.

·        Cargos Intermedios de la División de Enfermería: 144.803,67 euros.

·        Cargos Intermedios de la División EA y SSGG: 117.083,16 euros.

Estos datos hacen entender el obsesivo interés de los cargos intermedios por hacer cumplir los, en su gran mayoría, absurdos y asistencialmente estériles objetivos que se plantean cada año desde los servicios centrales del SAS. Eso sí, cada año se repite un mismo objetivo común para todos ellos (especialmente para los que ocupan las posiciones más altas en la escala jerárquica), que de absurdo y estéril no tiene nada (para ellos, claro): engordar sus cuentas corrientes cada mes de abril.

6.- El Club de las cinco cifras antes de la coma. Los que se comen el trozo gordo del pastel. Entre estos trece privilegiados/as, se han repartido el mismo dinero que los 517 trabajadores/as que menos han cobrado.

JEFE SERVICIO RADIODIAGNÓSTICO 11.439,26
JEFE SERVICIO MEDICINA PREVENTIVA 11.212,57
DIRECTOR UGC SALUD MENTAL 11.153,58
JEFE SERVICIO PEDIATRÍA 10.964,92
JEFA SECCIÓN LABORATORIO 10.788,56
JEFE SERVICIO ENDOCRINO 10.763,44
JEFE SERVICIO INMUNOLOGÍA 10.673,12
JEFE SERVICIO OTORRINO 10.660,71
JEFE SERVICIO UROLOGÍA 10.533,02
JEFE SERVICIO DIGESTIVO 10.358,26
JEFE SERVICIO MEDICINA NUCLEAR 10.219,19
JEFE SERVICIO ANATOMÍA PATOLÓGICA 10.184,87
JEFE SECCIÓN C.C. Y URGENCIAS 10.180,92

 

Este dato no necesita de comentario alguno. Es tan cruel que se comenta sólo.

Desde nuestros sindicatos no nos cansaremos de repetir que el reparto de estas indecentes cantidades de dinero en concepto de productividad son una absoluta inmoralidad, una obscenidad y una vergüenza.

No se pueden repartir más de 500 millones de euros en toda Andalucía por este concepto mientras se recorta el 10% de todos los conceptos variables de las nóminas de todos los trabajadores/as, mientras se mantiene a todo el personal eventual contratado al 75% (en el mejor de los casos), mientras se reduce drásticamente el número de contrataciones, mientras se cierran cientos de camas de hospitales para reducir gastos y mientras el SAS aplica a su antojo, y de forma presuntamente ilegal, el Real Decreto-ley 20/2012, de 13 de julio, y la Ley 3/2012, de 21 de Septiembre, de Medidas Fiscales, Administrativas, Laborales y en materia de Hacienda Pública para el reequilibrio económico-financiero de la Junta de Andalucía, en relación al abono del Complemento a percibir por los trabajadores/as cuando se encuentran en situación de IT (en cualquiera de sus modalidades).

¿Es lógico que en un país donde la cifra de parados supera los 6 millones de personas, de las cuales más de un millón se encuentran en Andalucía, donde más de dos millones de familias tienen a todos sus miembros en paro,  el SAS mantenga y defienda a capa y espada este vergonzoso sistema retributivo, que para lo único que sirve es para agravar las diferencias salariales entre trabajadores, para obligarnos a dedicar cada vez menos tiempo a los enfermos y más al registro burocrático y para potenciar la sumisión a los jefes y la marginación de aquellos que prefieren la atención digna a los pacientes sobre las diligencias burocráticas, las disminuciones forzosas de estancias o la reducción de las indicaciones?

¿Por qué los sindicatos de mesa sectorial respaldan, con su silencio cómplice, esta canallada?

¿Por qué una gran mayoría de trabajadores/as, en vez de indignarse por lo que gana su compañero/a de al lado o por la nota individual que le ha puesto el cargo intermedio de turno, no se rebelan contra esta injusticia y comienzan a enviar miles de escritos al Director Gerente del SAS exigiéndole que elimine urgente y definitivamente  el concepto de productividad y, a cambio, restablezca el resto de conceptos retributivos que nos han sido cercenados, se realicen todas las contrataciones al 100% y de forma estable, y se vuelvan a abonar de forma íntegra todos los salarios en caso de enfermedad, entre otras muchas cosas?

Todo lo relacionado con la productividad ¡ES REPUGNANTE¡

La evidencia y la rotundidad de los datos, demuestran año tras año lo inútil y perverso de este sistema retributivo, pero nadie hace nada para cambiarlo.