Nota de prensa

Publicado en General el 17 de Abril, 2009, 8:55 por SAT Cádiz

En septiembre de 2008, el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz-Ferrán, pidió un abaratamiento del despido con el argumento (excusa) de que esta medida ayudaría a las empresas a salir de la crisis económica. Tras clausurar en Santiago de Compostela un congreso de empresarios del Transporte, Díaz Ferrán apostó por flexibilizar y abaratar el despido. Según el presidente de la patronal, el mercado de trabajo se tiene que flexibilizar más "en todo"", por lo que abogó por situar el coste del despido en España en el nivel de los países del entorno.

Pues bien, en un presunto intento, imaginamos, por emular e incluso superar los ideales de su máximo líder estatal, una importante responsable empresarial de Cádiz, la Directora de la Residencia Geriátrica Alameda, propiedad de la Fundación Sauce (entre cuyos responsables figuran, al parecer, antiguos responsables del PP), sita en la calle Vea Murguía 38, de Cádiz, aplicaba en el mes de diciembre sus propias medidas de abaratamiento y reducción de costes sancionando a un trabajador con un mes de empleo y sueldo, imputándole varias faltas muy graves.

Además, y como, al parecer, con esa medida no consiguió estabilizar la liquidez de la empresa, el día 31 de diciembre (cuando el trabajador se reincorporó del mes de suspensión de empleo y sueldo) procedió a despedir a dicho trabajador y mandarlo al paro sin más explicaciones.

El trabajador, afiliado por entonces a UGT, acudió a la delegada de personal de su centro (también de UGT) la que, al parecer, le dio largas incomprensiblemente. Aunque más incomprensible aún fue la actitud de la asesoría jurídica de este sindicato que le dijo al trabajador que "ambas demandas eran muy difíciles de ganar y que era mejor dejar las cosas tal como estaban".

Tras esta clara muestra de falta de compromiso, a nuestro juicio, con la defensa de los derechos de los trabajadores, el trabajador acudió a nuestro sindicato para pedirnos ayuda ante tan manifiesta injusticia e indefensión. Nuestra asesoría jurídica presentó sendas demandas, por la sanción y por el despido, y tras la celebración de los dos juicios, los fallos judiciales fueron los que siguen:

1.- En el juicio celebrado el día 31 de marzo de 2009, en el que pedíamos la total anulación de la sanción impuesta, ni la empresa ni su representación letrada se presentaron, pensamos que tal vez les daría vergüenza entrar en la sala de vistas a defender una sanción injusta y basada en falsedades. Como no pudo ser de otra forma, el juez titular del juzgado nº3 de lo social de Cádiz dictó sentencia "in voce" estimando íntegramente la demanda del trabajador, con lo que el primer plan de ahorro de la Directora de la residencia Alameda se fue al traste al tener que pagar al trabajador el mes de diciembre al completo sin haberlo trabajado.

2.- En el juicio celebrado el día 15 de abril de 2009, en el que pedíamos la improcedencia del despido, el abogado de la empresa (como no podía ser de otra manera) optó por la conciliación, reconociendo la improcedencia del despido y abonando al trabajador la indemnización por despido y los correspondientes salarios de trámite.

Visto lo visto, la incompetente gestión de la Directora de la Residencia Geriátrica Alameda le ha costado a la Fundación Sauce pagar al trabajador el salario de diciembre (sin trabajarlo), una indemnización por despido improcedente y los correspondientes salarios de trámite. Pero el mayor coste, sin duda, ha sido para el trabajador, que llevaba 2 años trabajando en la residencia y que ha perdido su puesto de trabajo por el capricho y empecinamiento de una directora incompetente.

Hemos de recordar a la opinión pública que, de las 40 plazas de que dispone esta residencia, 20 están concertadas con el Instituto Andaluz de Servicios Sociales (IASS) de la Junta de Andalucía y 4 están concertadas con los Servicios Sociales del Excmo. Ayuntamiento de Cádiz, por tanto, más de la mitad de las plazas de esta residencia se sufragan con dinero de todos los gaditanos/as y andaluces/zas.

No podemos permitir de ninguna manera, en este periodo de crisis donde el paro aumenta día a día de forma imparable, actitudes como la de la Directora de la residencia Alameda, empeñada en sancionar y despedir ilegalmente a trabajadores y despilfarrar unos recursos económicos que salen del bolsillo de todos los ciudadanos/as; unos recursos de la Residencia que deberían tener por exclusivo objetivo el bienestar de los ancianos/as allí ingresados, pero nunca el de financiar los caprichos gestores de una mala directora .

Por todo lo expuesto desde nuestro sindicato exigimos:

1.- A la Dirección de la Fundación Sauce que cese fulminantemente a la Directora de la Residencia Alameda.

2.- A los responsables del IASS y del Ayuntamiento de Cádiz que rescindan el concierto con esta Fundación, si no cesan a esta directora y no cambian de política de personal.

3.- Al responsable provincial de Cádiz de UGT, que destituya de su puesto a la delegada de este sindicato en el centro, por haber actuado más como delegada de la dirección que como delegada del personal.