La Bolsa Única de Empleo: Un desastre anunciado

Publicado en General el 17 de Marzo, 2009, 8:04 por SAT Cádiz

Hace ya varios años que desde nuestro sindicato venimos denunciando el pacto que, en mayo de 2005, firmaron CEMSATSE, CSIF, CCOO Y UGT con la administración y que no es otro que la creación y puesta en marcha de la Bolsa Única de empleo del SAS.

Desde entonces venimos advirtiendo de las aberraciones que se están produciendo y que se han agudizado con la publicación de los listados de candidatos definitivos de muchas de las categorías más numerosas. Listados definitivos que han dejado excluidos o por debajo del corte a miles de trabajadores y trabajadoras que llevan años trabajando para el SAS y que ahora, bien sea por la complejidad del sistema de selección para personas sin conocimientos de informática o bien sea por la decisión de las inquisidoras comisiones de valoración de amputar los cursos que caigan en sus manos, se van a ver de patitas en la calle.

Entre estas aberraciones se encuentran algunas como: la preponderancia de la formación sobre la experiencia, la valoración de los cursos según su antigüedad, la exigencia de relación directa y exclusiva con la categoría de los cursos, la inclusión de la EDP (Evaluación subjetiva de los cargos intermedios) en los méritos y un largo etcétera de barbaridades que si los trabajadores y trabajadoras no reaccionan de una vez por todas van a ir a mayores y van a provocar verdaderos dramas personales.

Pero, sin duda alguna, lo que más está provocando la salida en masa de los aspirantes de los listados definitivos de candidatos, o lo que es lo mismo, a los que van a llamar para trabajar, es la ejecución implacable de las comisiones de valoración de la ya tristemente famosa y ambigua frase “se valoraran los cursos que estén directamente relacionados con la categoría”. Esta frase y su ejecución por parte de las comisiones tiene, sin embargo, una aplicación muy positiva (para ellos claro) y no es otra que el mantenimiento vitalicio del negocio que los sindicatos firmantes tienen con los cursos. Cuantos más cursos amputen las comisiones, más cursos tienen que realizar los aspirantes y más se llenan las arcas de los sindicatos firmantes. Este es el verdadero motivo del silencio cómplice de estos sindicatos para no rechistar ante tan manifiesta injusticia. Porque sin duda es injusto que los aspirantes que realizan los cursos no sepan de antemano qué cursos van a ser valorados por las comisiones y ni siquiera los sindicatos que los imparten certifican, ni aseguran por escrito la validez de los mismos a tales efectos. Por tanto recomendamos que antes de realizar un curso se exija un certificado, firmado por la dirección del departamento de formación del sindicato que lo imparte, en el que consten las materias impartidas en el curso, así como la relación directa con la categoría correspondiente. Aunque este certificado no asegura que la comisión de valoración vaya a valorar el curso, por lo menos tendréis un documento con el que podréis defender vuestros derechos en recurso de reposición o en los juzgados.

Desde nuestro sindicato seguimos pensando, más convencidos que nunca, que este pacto debe ser anulado y revisado en su totalidad, ya que, perjudica gravemente los intereses de los aspirantes.

En el punto 3.3 del citado pacto se contempla la posibilidad de finalizar la vigencia del mismo, transcurridos dos años de la entrada en vigor, siempre que medie la denuncia de al menos dos tercios de las organizaciones sindicales firmantes. Ante esta posibilidad legal proponemos a todos los trabajadores/as afectados lo que sigue:

1.- Que se remitan a todas las secciones sindicales de los sindicatos firmantes miles de escritos de queja pidiendo la anulación del presente pacto y la redacción de uno nuevo, previamente consensuado entre todos los sindicatos (de mesa sectorial o no) y una plataforma de trabajadores/as afectados.

2.- Que en el caso de que hicieran caso omiso a las quejas, se produjera como medida de presión y de protesta una desafiliación masiva de los sindicatos firmantes del pacto y el abandono inmediato de todos los cursos que se estuvieran realizando, ya que, el desplome de su aparato económico provocaría sin duda alguna una reacción inmediata.